"No empezar, a dejar de pensar...que a las masas pensando no las vencerán jamás"

miércoles, 3 de febrero de 2010

3 de Febrero, Día del Traidor a la Patria

(¡Feliz día, Lilita!)


Hace casi 150 años se libraba una batalla fundamental de la Historia Argentina: Caseros. Según la historia oficial, el "patriota" Urquiza, auxiliado por el Ejército del Brasil, puso fin a la tiranía del maldito "dictador" Rosas. Hablando de traidores y tiranos...





Por qué será que cuando escucho nombrar el partido de "Tres de Febrero" me da una sensación rara en el estómago. Es la misma sensación que siento al escuchar "Avenida Rivadavia" o "Parque Roca". Y hoy, donde las acusaciones de "tirano" y "traidor" rebotan de un lado a otro, sería bueno recordar qué carajo pasó en la famosa batalla de Caseros.

Desde hacía casi 20 años Juan Manuel de Rosas (quien merece un homenaje aparte) ejercía el cargo de Gobernador de Buenos Aires con manejo de las Relaciones Exteriores y Jefe del Pacto Federal, convirtiéndose en el virtual Jefe de Estado de la Nación, de esa "República Argentina" cuya organización y pacificación se adjudica a los señores Sarmiento, Mitre y Cía. como si nuestro territorio, luego de las agresiones de Bolivia, Perú, Francia e Inglaterra se hubiera defendido solo. Pero Rosas, representante de la "barbarie" y el atraso gaucho, tenía como enemigos a "los mismos de siempre", como diría Correa: los dos grandes enemigos del pueblo, el imperialismo (inglés, francés, brasileño) y la oligarquía local cómplice, acompañados como es costumbre por la clase media invadida y celosa por los derechos conseguidos por gauchos, indios y negros. Y en medio de tanta oposición surgió como enemigo el caudillo federal entrerriano, don Justo José de Urquiza, estanciero perjudicado por el prolongado bloqueo anglo-francés.

¿Por qué decimos que el 3 de Febrero es el Día del Traidor a la Patria? Porque Urquiza fue 3 veces traidor. Traidor a Rosas, jefe del Federalismo y de la Confederación, al "pronunciarse" en su contra. Traidor al Federalismo, diez años después, cuando se rindió sin luchar ante el porteño Mitre. Pero por sobre todo, más allá de jefes y partidos, Traidor a la Patria, al formar una vergonzosa alianza con el Imperio del Brasil (y los uruguayos opositores a la dupla Rosas-Oribe) con el único objetivo de "terminar con la tiranía" y el obstáculo que representaba Rosas para la Organización Nacional y la libre navegación de los ríos Paraná y Uruguay. Sí, así como suena, invitó a casa al imperio para que nos "libre" del déspota. Ni los brasileros le creían : "¿Pero obrará Urquiza de buena fe?"

Y con los refuerzos brasileños (armamento y hombres), más las fuerzas entrerrianas y correntinas, a las cuales más tarde se le sumaron las orientales, Urquiza armó el glorioso "Ejército Grande", integrado por un tal Domingo Sarmiento y un tal Mitre, y luego de vencer al caudillo oriental Oribe, se abalanzó sobre Rosas y lo derrotó en Monte Caseros el famoso 3 de Febrero. Luego de la victoria, las tropas brasileras se dieron el gusto de desfilar por Buenos Aires el 20 de Febrero, tomándose revancha de la victoria argentina en Ituzaingó, 25 años antes.

Y así como el tirano Rosas tendría sus sucesores y habría una segunda y una tercera tiranía, Urquiza tendría también sus herederos. Ya había tenido antecesores, entre los cuales Alvear se supo destacar, entre otros "próceres" nacionales. Sarmiento ofreciendo la Patagonia a Chile, Rivadavia entregando la Banda Oriental a la mediación inglesa. El tratado Roca - Runciman. El radicalismo y la izquierda que apoyaron a Braden en 1946 y festejaron la Libertadora del 1955. El sindicalismo aliado a la ultra-derecha en los 70'. El neoliberal disfrazado de caudillo y su ministro del "1 a 1" que nos regalaron al FMI. Y siguen las firmas...

Pero la traición sigue viva. Sigue presente en aquella que reclama la intervención extranjera para derrocar al gobierno de su país. En aquel que entre la redistribución y la patria sojera elige "no positivo" y desde su cargo de vice opera para el enemigo. En ese que sale a "proteger los fondos nacionales" defendiendo la pretendida independencia del Banco Central pero sobre todo, la dependencia eterna. En el señor que pide que las Fuerzas Armadas salgan a la calle, franelea con el campo y almuerza con la CIA. En ese neofascista de bigotito que dice "si yo fuera Presidente, volvería a privatizar las jubilaciones". En el diario que manipula la realidad del país en defensa de sus intereses monopólicos. E incluso en el supuesto progresista que le hace el juego a todos los anteriores. La traición sigue viva y se esconde, pero siempre va a haber un pueblo dispuesto a desenmascararla y vencerla.


!Honor y gloria a López Jordán!



(sí, somos revanchistas)

7 comentarios:

  1. Se que por ahí es una boludez, pero lo que dice acá sera cierto?

    http://ar.answers.yahoo.com/question/index?qid=20070831093902AAgZwp7

    ResponderEliminar
  2. muy buena efemeride!!!! este ultimo tiempo estoy devorando los libros de Pacho odonell y de Manuel
    galvez sobre el restaurador, y cada vez me hago mas fana de él!!!

    sentí una impotencia terrible este ultimo enero cuando estuve en salta yisite el cabildo, donde nombraban a Rosas como el tirano!!! por eso hoy tienen exito los Morales sola, los Castro, los forros de Clarin, siguen escribiendo la historia mitrista!!
    y el hijo de puta de Urquiza, el "gran democrata", dejó colgado en los bosques de palermo a cientos de oficiales federales que fueron leales a Juan Manuel hasta el ultimo momento de sus vidas!!!
    saludos y vamos a empezar a seguir al blog!

    ResponderEliminar
  3. viva el general urquiza a tras los tirano vende patria que odian la organizacion nacional y la constitucionªªª

    JUAN TIRANO DE ROSAS, EL PRIMER HITLER ARGENTINO

    ResponderEliminar
  4. URQUIZA TRAIDOR VENDE PATRIA MAMA PI.JA DE LOS INGLESES SOS UNA PORQUERIA IGUAL QUE MITRE Y SARMIENTO

    ResponderEliminar
  5. como voy a creer lo que dice esta pagina si apoya explicitamente a los ladrones K....dejate de joder

    ResponderEliminar
  6. Urquiza era un liberal, un hombre rico de su época. Rosas también pero que acompañó sus ideales con una visión nacional que no distaba de lo que pasó. Entonces Urquiza dijo vamos por todo bajo el anuncio de la organización nacional (y traicionó a Rosas). Después cuando vió que la confederación no avanzaba y bajo las mismas premisas (ahora con Mitre en lugar del Imperio del Brasil y los Unitarios), entregó la confederacion a cambio de Entre Ríos. O que fue Pavón (segunda defección de Urquiza). Hasta aca se movió como un hombre poderoso y hasta se podría decir influenciado por algún ideal liberal-burgues. Después vino lo peor, cuando dejó que masacraran a todos sus compañeros del interior con las normalizaciones impuestas de Buenos Aires, cunado permitió que masacre la ciudad hermana de Paysandu los Brasileros, cuando le vendió caballada y mil cosas mas al ejercito que le fue a hacer la guerra al Paraguay. En mi Entre Ríos todas las avenidas y calles principales se llaman Urquiza y en los barrios mas humildes se llaman Ricardo Lopez Jordan, que fue el último que intentó buscar una salida al centralismo del que hoy, paradojicamente, nos quejamos todos, los que estamos de un lado y del otro. Urquiza hizo de Entre Ríos su gran factoría y desde la gobernación hizo y deshizo a voluntad, comportandose como un Señor Feudal. Hoy nadie recuerda a Ricardo Lopez Jordan, a la Rebelión Jordanista, y al último grito que quizo de esta Argentina hacer la patria grande, de todos y para todos.-
    Cierro con una cita de Hernandez: "Urquiza, era el Gobernador Tirano de Entre Ríos, pero era más que todo, el Jefe Traidor del Gran Partido Federal, y su muerte, mil veces merecida, es una justicia tremenda y ejemplar del partido otras tantas veces sacrificado y vendido por él. La reacción del partido debía por lo tanto iniciarse por un acto de moral política, como era el justo castigo del Jefe Traidor". (José Hernández, autor del Martín Fierro).-

    Saludos.-

    ResponderEliminar
  7. jajajajajajajaja me muero de la risa.... parecen todos retardados mentales... que fuerte a lo bajo que puede llegar el intelecto...

    ResponderEliminar